ANUNCIO DEL XIV CAPÍTULO PROVINCIAL DE ESPAÑA

  •  

     

    “Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos
    reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una
    ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se
    les aparecieron unas lenguas como de fuego, que se repartieron y se posaron
    sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo” (Hch 2, 1-11)

     

    A TODAS LAS RELIGIOSAS DE LA PROVINCIA


    Queridas hermanas,
    Hay encuentros que ayudan a dar hondura a nuestra vida y ratifican lo que se va
    viviendo. La celebración de un Capítulo Provincial es uno de estos momentos en los que
    queremos buscar juntas una visión compartida que sea vínculo común y fuerza en el corazón.
    Nuestras Constituciones nos recuerdan en el nº 138 que “la finalidad de los
    Capítulos es discernir a la luz del Espíritu Santo, cómo mantener y renovar el patrimonio de
    la Congregación, en las diversas situaciones históricas y culturales, cómo promover la unidad
    congregacional y cómo armonizar esfuerzos para servir mejor a la Iglesia y a la humanidad”


    Sin duda que el Espíritu debe ser el gran protagonista de un Capítulo. Es la fuerza del
    Señor que sustenta y renueva la vida, como lo hizo con los discípulos el día de Pentecostés.


    Precisamente será el icono de Pentecostés el que iluminará nuestra reflexión capitular.
    Unidas en oración y discernimiento en torno a María, nuestro gran baluarte, queremos dejar
    resonar en el interior de nuestros corazones y en cada comunidad: ¿Qué quiere el Señor de
    nuestra Provincia en este momento de nuestra historia? ¿Cuál es el sueño, el proyecto de
    Dios para nosotras hoy?

    Sabemos que podemos hacer de cada comunidad un Cenáculo y de
    nuestro Capítulo un nuevo Pentecostés, si nos paramos para discernir en lo más profundo de
    nuestro ser y escuchamos al Señor que habita en nuestro interior,
    compartiendo desde la
    profundidad y dejándonos iluminar por la lectura y el diálogo sobre nuestras experiencias.

     

    M. Belén Gómez

    Superiora Provincial 
     

    Comparte la noticia