Encuentro de Profesores Nuevos Concepcionistas

  • Los pasados días 26, 27 y 28 de Septiembre se ha celebrado el Encuentro de Profesores Concepcionistas Nuevos.
    24 profesores Concepcionistas venidos de toda España, hemos compartido formación y vivencias; pero sobre todo, ilusión y pasión.

    Responsables del Gobierno General de la Congregación, responsables del Gobierno Provincial, directivos, religiosas, profesores e incluso una antigua alumna, han estado volcados con nosotros para que no nos falte de nada; para apoyarnos en la vocación y en la misión de estar todas las mañanas ante lo mejor y más valioso que existe: nuestros alumnos.
    Como profesor Concepcionista nuevo, te das cuenta de que no eres uno más, de que cada detalle del Encuentro está pensado para hacerte sentir importante. Para hacerte entender que eres una parte fundamental de un todo mucho mayor y mucho mejor del cual recibe el sentido nuestra labor. Y es que esta vocación a la que hemos sido llamados por la Providencia, no puede ser ejercida en su verdad si no es en comunión con el resto de maestros y profesores que han caminado y caminan con nosotros en su realización.

    “Lo que el árbol tiene de florido viene de lo que tiene sepultado”.

    En efecto, cada uno de nosotros somos una parte, una humilde participación del carisma que recibió Madre Carmen y que se ha concretado en una misión cuya tarea se lleva a cabo en 12 colegios en toda España y 16 países de todo el mundo. Eso sí, una parte irreductible que ningún otro podría hacer igual y sin la cual el todo no sería tan excelente.
    Somos el reflejo evangélico en cuyo ejemplo los jóvenes ven de sí mismos algo mejor de lo que son.
    Somos el espejo en el que, mirándose, pueden ver actualizadas todas las virtudes potenciales que todavía no se han anclado en su alma, pero que están llamadas a florecer.
    Por eso, el buen maestro vive su labor no sólo como un trabajo, sino como un compromiso con el que busca formar e inspirar. Trata de guiar al discípulo con amor, entrega y dedicación.
    Ser maestro es un auténtico regalo. Es un don que requiere comprometerse con la sociedad y con el Evangelio; y, por eso mismo, es una enorme responsabilidad. Toda vez que estamos llamados a la búsqueda de la virtud y de la excelencia en cada uno de los alumnos. A la búsqueda de la Luz y de la Verdad que hay en cada uno de ellos.

    Muchísimas gracias a Madre Belén y a todo su equipo por la organización, por las molestias y cuidarnos tanto durante estos días. Realmente nos hemos sentido muy especiales.

    Ahora, es la hora de la misión.   

     

    Carlos Cebrián - Profesor del colegio Concepcionista de San Lorenzo de El Escorial -

     

     

     

    Comparte la noticia